domingo, 11 de marzo de 2012

Alimentos que estimulan el apetito... sexual

 

comida y sexo tienen un punto en común, son generadores de placer para el ser humano, de ahí que a lo largo de la Historia se haya buscado acercarlos insistentemente, al grado de que existe una palabra que funge como el puente entre ambos conceptos: afrodisíaco. ¿Le interesa conocer cuáles forman parte de la gastronomía mexicana?






El diccionario denomina afrodisíaco a cualquier sustancia que en teoría aumenta el apetito sexual mediante su ingesta, ya sea en forma de comida o bebida.

El término es una referencia a Afrodita, diosa griega del amor, que surgió desnuda de la espuma del Mar de Cythera (en el siglo VI, a. de C.) cuando el dios Cronos mató y castró a su padre, arrojando sus genitales al océano.



La Historia de la humanidad ha dejado constancia de que en todas las culturas se han preparado ungüentos, pócimas de amor y prácticas rituales para atraer al sexo opuesto, potenciar sexualidad y fertilidad. Estas cualidades se atribuyeron por muchos años a plantas y alimentos cuya forma se parecía mucho en su estado natural a los órganos sexuales masculinos o femeninos o, incluso, semejaban en su aroma a las secreciones genitales.

Los antiguos aztecas consideraron importante potencializador sexual al aguacate, cuya traducción del náhuatl es “testículo”, gracias a la forma que tiene; la raíz de la mandrágora tiene forma de pene, y por miles de años ha sido considerada afrodisíaca. En la Edad Media se recomendaba comer frutos con montones de semillas, como granada e higo, para quienes querían muchos hijos.

Otros alimentos deben su fama de estimuladores sexuales a verdaderas cualidades medicinales, como albahaca, perejil, hierbabuena, cebolla, pimienta negra, clavo, jengibre y chile, ya que aumentan el riego sanguíneo en el aparato urogenital (del que forman parte los órganos genitales).

Igualmente se sabe que el alcohol en dosis moderadas ejerce efecto deshinibidor, estado muy propicio para la actividad erótica, pero en exceso reduce el deseo. El más famoso, y que ha trascendido varios siglos, es el champán, reconocida bebida burbujeante elaborada con uvas, y que a decir de muchos surte especial efecto erótico en la mujer más que en el hombre.

Afrodisíacos nuestros de cada día

Aunque muchas personas se muestren parcas o reticentes al respecto, existe gran número de alimentos que forman parte de la dieta del mexicano y que puede estimular su vida sexual, y si no lo cree, a continuación le presentamos algunos de ellos:

Aguacate. Su contenido nutricional es elevado: rico en vitaminas A y E, así como en aceites naturales, proteínas, hidratos de carbono y minerales que resultan esenciales para la generación de hormonas sexuales. Ahora bien, su poder afrodisiaco radica en la pulpa, pero también en su semilla (aunque parezca raro), la cual para aprovecharla debe romperse en varios trozos que se dejan durante cinco minutos en un tazón con agua o leche hirviendo, para tomarse como infusión.



Apio. Verdura cuyos tallos son comestibles y se caracterizan por contener mucha agua y celulosa (fibra), pero además una sustancia que estimula la producción de hormonas masculinas, la comarina.

Avena. Restituye la energía perdida por desgaste físico, particularmente quienes viven estrés constante. Resulta especialmente indicado para la sexualidad porque fomenta el aumento de testosterona en la sangre, en otras palabras, incrementa el deseo sexual.

Canela. Bien se sabe que mejora toda clase de problemas relacionados con el frío (mala circulación, tos, fiebre y catarro), gracias a que, entre otras cualidades, eleva la temperatura corporal. Asimismo, fortalece al sistema nervioso y aleja fatiga y depresión, razón por la cual también reduce tensión y ansiedad, que en muchas ocasiones resultan un obstáculo para una buena relación íntima.

Cereza. Su alto contenido en vitaminas del complejo B es la posible justificación de que se identifique como delicioso afrodisíaco, ya que aumenta la utilización de oxígeno por el organismo y potencia la función cardíaca , así que cuando se llega a necesitar más oxigenación como en el acto sexual , esta frutita es de gran ayuda.

Chocolate. El cacao (compuesto esencial de este producto) ha comprobado científicamente que posee considerable cantidad de feniletinamina, agente químico que activa los receptores en las células nerviosas del cerebro que producen sensación de bienestar. Se cuenta que los aztecas le conferían propiedades afrodisíacas al beberlo caliente y mezclado con chile; ¿qué le parece?

Damiana. Actúa de manera rápida y efectiva sobre los centros nerviosos, mediante acción estimulante en los órganos sexuales. Se indica para problemas de disfunción eréctil y ante la falta de deseo.

Fresas. Debido a que favorecen el mejor flujo sanguíneo, se le atribuyen cualidades para alimentar la capacidad y el deseo sexual.

Manzana. Es el símbolo de la sensualidad por excelencia y el fruto prohibido que sedujo a Eva y después a Adán. En cuanto a cualidades afrodisíacas no hay mucho que decir, apenas que es buen estimulante. En postre, y aderezada con canela, es una opción a considerar.

Mariscos. Los “frutos del mar” son importantes coadyuvantes en la salud sexual, principalmente por su aporte de minerales de alto rango, como fósforo, que ayuda a asimilar proteínas, grasas e hidratos de carbono, y al adecuado funcionamiento del sistema nervioso; yodo, indispensable para el óptimo funcionamiento de la tiroides, glándula que se encarga de crear hormonas que intervienen prácticamente en todas las funciones del organismo; zinc, cuya falta se relaciona regularmente con problemas de disfunción eréctil y de próstata.

Miel. Poderoso nutriente natural que proporciona energía y vitalidad en general, pero además contiene boro en abundancia, mineral que ayuda a aumentar los niveles de testosterona, hormona directamente relacionada con deseo y capacidad de tener orgasmos.

Polen de abejas. Las cualidades del producto anterior, en éste se duplican o triplican, al grado que sólo debe ingerirse una cucharada sopera diaria, cuidando de masticar los granos muy bien o diluirlos previamente en leche, té o cualquier líquido; cabe destacar que por cada tres semanas de consumo debe descansarse una semana para reanudar su ingestión.

Nuez. Mejora la circulación y la funcionalidad del cerebro por su alto contenido en ácidos omega 3, fósforo y magnesio; colabora en la producción de glóbulos rojos (contenidos en sangre y encargados de transportar oxígeno a todo el cuerpo), además de que mejoran depresión, estrés y fatiga. Consumir entre 6 y 12 nueces diarias es tan positivo para la salud como para el sexo.

Pistache. Es considerado en Oriente uno de los afrodisíacos más potentes que se pueden encontrar en la naturaleza, y al que se debe evidente aumento del deseo pasional, según dicen.

Menta. Se dice que fue la primera planta medicinal utilizada con fines afrodisíacos, ya que es delicado estimulante del sistema nervioso. Además, tiene diversos efectos curativos, entre los que podemos mencionar el mejoramiento de la digestión y el mal aliento (nadie negará su utilidad en un encuentro íntimo), y se puede utilizar como suave calmante de la ansiedad. En cenas románticas no es raro que se ofrezca un licor de menta.

Ahora bien, como podemos imaginar, la lista de alimentos afrodisíacos requeriría de mucho más espacio, por lo cual a continuación haremos mención de algunos más pero agrupados por nutrientes para que no hagan falta en nuestra dieta:

Complejo B. Las vitaminas de este grupo contribuyen al buen funcionamiento del sistema nervioso y calman la ansiedad pero, sobre todo mantienen en niveles regulares la producción de hormonas sexuales; se consume a través de cacahuates, germen y harina integral de trigo, melocotón, durazno, maíz, pimiento rojo, verduras de hoja verde, melón, mango, leche, queso y huevo, entre otros alimentos.

Minerales. Fósforo, calcio y magnesio incrementan el deseo sexual; se consumen mediante hortalizas de hoja verde, semillas de ajonjolí y perejil, hígado de cerdo, bacalao, atún y sardinas en aceite, pollo, huevo y yogurt.El selenio colabora en la producción hormonal; los alimentos que lo contienen son carne, lácteos, germen y salvado de trigo, cebolla, ajo, tomate verde, brócoli y levadura de cerveza, frutos secos y semillas de girasol.

Vitamina E. Tiene efectos casi prodigiosos por lo que a la vida sexual se refiere, además de que incrementa la producción hormonal. La incluyen aceites vegetales, semillas, frutos secos, cereales, huevos, lechuga y brócoli.

Finalmente, no queremos dejar de mencionar dos productos que aunque raros en la alimentación del mexicano suelen colaborar notablemente en la vida sexual, por lo que vale la pena conseguirlos en tiendas naturistas o de productos orientales:

Gingko biloba. La cualidad de esta planta por la que es reconocida a nivel mundial es la de ser estupendo vasodilatador, es decir, evita la adhesión de las células (eritrocitos o glóbulos rojos) encargadas de transportar a través del flujo sanguíneo el oxígeno, de manera que se incrementa la entrega de este gas a todos los órganos del cuerpo. Para el caso que hoy nos ocupa, resulta de suma importancia al irrigar cerebro, el cual es también un órgano sexual, y áreas genitales.

Ginseng. Hierba que no sólo se reconoce por su peculiaridad vasodilatadora, sino también evita el envejecimiento prematuro de las células de todo el cuerpo (acción antioxidante). Por si fuera poco, colabora al incrementar el apetito sexual y disminuye la tensión nerviosa por estrés.

Nutriólogos, chefs y sexólogos de reconocido nombre aseguran que el sexo necesita la misma dedicación y trabajo que el requerido para preparar un buen menú. Es cierto que una comida rápida nos satisface, incluso es lo que hacemos con cierta frecuencia, pero nos alimenta y disfrutamos más de una cena en la que se ha prestado atención al ambiente, el lugar donde se sirve y decoración de la mesa de manera atractiva —con flores, iluminación adecuada y música suave—, detalles que son tan importantes como la habilidad culinaria empleada para la elaboración de los platillos. Lo mismo sucede con el sexo, ¿no lo cree así?

No hay comentarios:

Publicar un comentario