lunes, 20 de junio de 2011

YouTube y las vistas al mejor postor

via youtube article YouTube y las vistas al mejor postor
¿Cómo funciona la popularidad en YouTube? En realidad, se trata de un mecanismo muy simple: un vídeo obtiene un determinado número de vistas, este volumen mejora su posicionamiento en los buscadores, lo que atrae más gente a verlo, y así sucesivamente. Lo difícil, por supuesto, es conseguir un número de impulse lo suficiente al vídeo como para acceder a este círculo virtuoso. Como diría John D. Rockefeller, lo complicado es conseguir el primer millón.



En un ecosistema ideal, la gente decide qué vídeos son los más exitosos, ¿no? Por desgracia, en el mundo real, la chequera también cuenta. En este sentido, los tráilers de películas llevan las de ganar: apoyados por grandes estudios, con inversiones económicas exorbitantes. Al entrar a prácticamente cualquier avance cinematográfico, encontraremos que tienen varios millones de vistas. La pregunta es cuántas de estas visitas vienen de forma “natural” y cuántas a causa de la publicidad en sitios web.

 YouTube y las vistas al mejor postor

Erick Shonfeld, autor de TechCrunch, se dedico a revisar las estadísticas para despejar esta duda. Su hallazgo es sorprendente. Por ejemplo, encontró que el tráiler de Conan The Barbarian ha sido visto cerca de 5.5 millones de veces. Sin embargo, 4.98 de estas vistas son productos de las inserciones pagadas, vídeos promovidos y otras técnicas publicitarias.


Al notar que este fenómeno ocurría en varios casos, Shonfeld cuestionó a la gente de YouTube acerca de cómo se contabilizan estas cifras. Un portavoz le respondió que, cuando se trata de publicidad, sólo se cuentan las vistas en las que el usuario tiene la posibilidad de “saltar” el vídeo. Por ejemplo, si entramos a un sitio web, nos aparece un tráiler y decidimos gastar dos minutos de nuestra vida en mirarlo, le damos una vista más, siempre y cuando contemos con la opción de cerrarlo.

Por supuesto, el bombardeo publicitario provoca que el vídeo alcance rápidamente un volumen considerable de visitas, el cual lo hace entrar en ese círculo virtuoso que hablaba al inicio. El tráiler se posiciona rápido, y al entrar a Google, nos aparece como primera búsqueda. Parece una minucia, pero al aparecer al inicio –y con más vistas–, gana los espacios de más proyección en detrimento de otros vídeos relacionados.

Al final, esta tendencia contraviene ese espíritu democrático de la red, en el que un vídeo de un usuario promedio tiene las mismas posibilidades de alcanzar popularidad. Una parodia, un tráiler falso o un trabajo derivado pierden esa proyección, en tanto que la billetera triunfa donde debería ganar el talento o la viralidad. Por desgracia, la fama en YouTube está al alcance del mejor postor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario