viernes, 17 de junio de 2011

Gorditos/as PAY ATTENTION!!!


Ni dietas estrictas, ni jornadas extenuantes en el gimnasio. Todos queremos tener una bonita y saludable figura, pero a pocos les gusta sacrificarse para conseguirla. Por eso, la aparición de una nueva vacuna terapéutica contra la obesidad podría convertirse en la respuesta a las plegarias de muchas personas con sobrepeso.

De momento solo se ha probado en ratones, aunque de manera exitosa, ya que los roedores a los que se les inyectó la fórmula experimentaron una reducción del apetito y un incremento en la quema de calorías.
Los resultados de este estudio han sido presentados en la 93 Reunión Anual de la Sociedad Endocrina, que se está celebrando en Boston.

«La vacuna contra la grelina, la hormona que estimula el apetito, puede convertirse en un tratamiento alternativo contra la obesidad, combinado con la dieta y el ejercicio», explica la doctora Mariana Monteiro, profesora asociada de la Universidad de Oporto, en Portugal, y autora principal de la investigación.
El equipo de Monteiro desarrolló la vacuna terapéutica utilizando un virus no infeccioso para transportar la grelina, que fue diseñado para provocar el desarrollo de anticuerpos que suprimieran esta hormona.
Los científicos inyectaron tres dosis a un grupo de ratones con peso normal y a otros con sobrepeso, y compararon los resultados con un grupo de control que solo recibió inyecciones de suero salino.
Los autores comprobaron cómo aumentaban los anticuerpos antigrelina en los roedores vacunados, que experimentaron un mayor gasto energético y una disminución del apetito. Veinticuatro horas después de la primera dosis, los ratones obesos comieron el 82% de lo que ingirieron los roedores del grupo de control, y después de la última inyección comieron solo la mitad.
La vacunación no tuvo efectos tóxicos en los ratones y su beneficio se prolongó durante los dos meses que duró el estudio, lo que correspondería, según calculan los investigadores, a cuatro años humanos.
Los ratones vacunados también mostraron una expresión reducida del neuropéptido Y (NPY), «la señal más potente que incrementa el apetito en el sistema nervioso central», explica la doctora Monteiro, quien afirma que este descubrimiento muestra que «la vacuna antigrelina minimiza las señales de hambre en el cerebro». De momento solo se ha probado su eficacia en ratones, por lo que habrá que esperar a nuevos estudios para determinar si es igual de efectiva en humanos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario