martes, 17 de mayo de 2011

Las mujeres ATRACTIVAS son malas para la salud. (Yo pensaba que eran malas para el Bolsillo) -_-

Estar juntos o cerca de una mujer extremadamente atractiva [HOT], puede alterarnos un poco.




Cinco minutos en la misma habitación con una mujer atractiva son suficientes para alterar a un hombre. Según una investigación de la Universidad de Valencia realizada en colaboración con la de Groningen, en Holanda, los varones sufren una subida notable de cortisol, la hormona del estrés, cuando se encuentran ante alguien del sexo opuesto que despierta su interés.

No hace falta que ellas sean una super bellezas para provocar este reacción en el cerebro. «No eran modelos, sino estudiantes universitarias. Guapas sí, pero chicas normales que colaboraron con nosotros», explica Alicia Salvador, codirectora del estudio y catedrática de Psicobiología.

El cortisol, en grandes dosis y producido durante mucho tiempo, está relacionado con numerosas enfermedades y trastornos, incluidos los del corazón, pero es absolutamente necesario para afrontar las pequeñas incidencias de cada día: un partido de tenis, un problema en el trabajo...

Ante una chica que se sienta al lado, este «efecto hormonal» posiblemente sea «una respuesta de preparación para el cortejo». El estudio, publicado en la revista científica norteamericana Hormones and Behaviour, intenta comprender cómo las hormonas influyen no sólo en nuestra apariencia física, sino también en nuestros comportamientos, pensamientos y emociones, y viceversa




Los investigadores valencianos llevan décadas estudiando esta relación, especialmente «en conductas significativamente evolutivas, como las relacionadas con el status y la competición y como, indudablemente, lo es también la conducta sexual», explica Salvador.

En un anterior estudio, los investigadores pudieron comprobar como la testosterona masculina aumenta en un encuentro casual, también de cinco minutos, con una mujer, aunque los sujetos de la investigación no especificaban si la mujer les resultaba atractiva, cómo sí ocurre ahora.

Los investigadores reunieron a 84 voluntarios, estudiantes varones de 21 años, convocados para realizar una serie de supuestas tareas en un ordenador. A cada uno de ellos se le hacía esperar en una sala. Mientras se encontraba en ella, aparecía por sorpresa una joven -colaboradora de los investigadores-, que tomaba asiento. Permanecían juntos cinco minutos.

Los científicos comprobaron que aquellos que se encontraban con una chica que consideraban atractiva -los jóvenes eran consultados posteriormente- sufrían un aumento de cortisol. Sin embargo, aquellos que pasaron el rato con otros chicos (un grupo de control) o con una chica que no era de su agrado, no vieron alterados sus niveles de cortisol.







Las mediciones de la hormona fueron tomadas antes y después de esta situación. «El cortisol es una hormona asociada al estrés, pero decir que es mala para la salud como se ha publicado en algunos medios es una barbaridad», apunta la responsable del estudio. «Es contraproducente cuando se mantiene alta durante mucho tiempo, pero también es necesaria para poder vivir y responder a las incidencias del día. Nos prepara para un mejor funcionamiento, ya que, entre otras cosas, permite la liberación de glucosa y nos da energía», añade.

En el caso de los chicos del estudio «se trata de una preparación ante un posible cortejo, lo que ocurre en otras especies». Las chicas que hicieron de anzuelo eran estudiantes atractivas, pero no modelos que cortan la respiración. «Digamos que eran guapas, pero no espectaculares».

Ahora lo que habria que comprobar es que pasa si se hace el mismo experiento con chicas ante chicos atractivos... ¿Reaccionarían las mujeres de la misma forma ante un tipo atractivo? «Esa es la pregunta del millón», se ríe la científica. Quizás sea el próximo paso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario